Macarena Goitia Ballacey - Nutricionista - Diplomada en Nutrición Vegetariana/Vegana

  • Rica en fibra soluble que ayuda al control del colesterol.
  • Efecto diurético por su gran contenido de agua.

Dieta o estilo de vida

Las Nutricionistas nos enfrentamos comúnmente a comentarios como:

  • He hecho miles de dietas y recupero el peso perdido y aún más…
  • La dieta “x” es milagrosa, bajas 3 kilos en 2 días…
  • Paso muerta de hambre y no bajo nada…

La palabra Dieta es de origen griego “díaita” y del latín “diaeta” y significa “Modo o Régimen de vida”, entonces: ¿tiene sentido hacer una dieta por un tiempo definido?. Claramente No.

  • Las dietas muy restrictivas hacen que las personas sientan hambre.
  • Las dietas rígidas aburren y producen deseos de alimentos prohibidos.
  • Las dietas esquematizadas hacen difícil la vida familiar y social.

Adoptar un estilo permanente de dieta saludable permite alimentarse correctamente y evitar el sobrepeso previniendo enfermedades como la obesidad, diabetes, hipertensión, algunos tipos de cáncer y enfermedades cardiovasculares.

Comer en forma saludable no quiere decir que nunca más se pueda comer nada que tenga exceso de grasa o azúcar, la idea es aprender a comer estos alimentos en su medida justa, y que este “aprender” sea adecuado a la realidad de cada persona.

Para no volver a recuperar los kilos perdidos y lograr que el bienestar sea para siempre, es muy importante que los hábitos aprendidos formen parte del estilo de vida permanente y no durante un tiempo limitado. Esto se logra más fácilmente con un esquema de alimentación “amigable.”

Lo natural es comer sano

Encontrar un equilibrio entre lo que se come y lo que es realmente saludable es una de las claves para lograr el bienestar personal.

La comida debe ser una aliada y no una enemiga. Saber comer en forma sana no sólo hace bajar de peso, sino que además ayuda a cuidar la salud.

El tomar conciencia de la influencia de la comida en la salud otorga grandes beneficios, tanto físicos como psicológicos, lo que se traducirá en un completo bienestar.

Los cambios de estilo de vida son un proceso lento, donde las personas deben estar convencidas que este cambio les favorecerá.

El cambio del que hablo no entrega resultados espectaculares en el corto plazo, provee cambios lentos, a los cuales el organismo se debe acostumbrar, logrando así resultados mantenidos y evitando el típico “efecto rebote” y la desilusión después de casi todas las dietas.

El tiempo dedicado a este aprendizaje es básico para que se tome conciencia y se logren los cambios requeridos.